Ver más productos Cerrar
No se encontraron productos
Ver más productos Cerrar
No se encontraron productos

VITAMINA D

Publicado en13/06/2021 Por 362
¿Cómo están tus niveles de vitamina D?
La Vitamina D aparte de ser fundamental para el cuidado de huesos y articulaciones, interviene en multitud de procesos vitales para nuestro organismo.
CARENCIA DE VITAMINAS

Las vitaminas son sustancias orgánicas, que no tienen valor energético por sí mismas e indispensables para el organismo, aún en pequeñas cantidades. Podría parecer que hablar de carencia de alguna vitamina en la sociedad occidental no tiene sentido. No obstante, en los últimos años se ha vuelto un problema más habitual de lo esperado. Los malos hábitos en la alimentación junto a dietas desordenadas pueden ocasionas trastornos y enfermedades. Uno de los casos más habituales de déficit vitamínico se encuentra relacionado con la Vitamina D.
 

VITAMINA D

Aproximadamente la mitad de la población mundial no tiene valores adecuados de vitamina D. En España, aproximadamente, el 80% de los mayores de 65 años y el 40% de los menores de esa edad, tienen déficit de esta vitamina.

La vitamina D es clave en el mantenimiento de la salud ya que forma parte de multitud de procesos en el organismo. Entre las más conocidas se encuentra su papel fundamental en la absorción del calcio y el fósforo y así en la prevención de la osteoporosis, la disminución de las fracturas, mantenimiento adecuado de huesos y dientes y la correcta función de las articulaciones. Últimamente se ha relacionado la utilidad de la vitamina D en el mantenimiento de la salud del sistema nervioso, la producción de algunas hormonas, la mejoría de la actividad muscular y cardíaca, la influencia sobre el estado de ánimo y, sobre todo, su papel en el sistema inmunitario y la prevención de enfermedades crónicas asociadas a la inflamación. Asimismo, la vitamina D es capaz de regular la expresión de muchos genes.
 

SINTOMAS DE DEFICIENCIA DE VITAMINA D

Los síntomas de la deficiencia de vitamina D, a veces, son difíciles de identificar y en algunos casos pueden confundirse con los síntomas de otras enfermedades. Los síntomas más comunes son:
  • Dolor y cansancio crónico
  • Debilidad ósea y muscular
  • Problemas en encías y dientes
  • Estados depresivos
  • Mareos
  • Problemas del sueño, concentración y ansiedad
  • Propensión a contraer gripes y resfriados
  • Problemas digestivos
  • Propensión a la obesidad
 
VITAMINA D E INMUNIDAD

Hay evidencias científicas que avalan el papel clave que tiene la vitamina D en la inmunidad innata y adquirida. Actúa activando las células inmunitarias que nos defienden de virus y bacterias e interviene en los procesos inflamatorios disminuyendo la inflamación. También modula la sobreestimulación del sistema inmunitario que es responsable de la aparición de reacciones alérgicas. La vitamina D modula estas manifestaciones alérgicas.

La deficiencia puede favorecer la aparición y el desarrollo de algunas enfermedades autoinmunes como el lupus, psoriasis, esclerosis múltiple, diabetes tipo 1… Por todo ello es recomendable tener unos niveles adecuados de vitamina D, pues con ello mejoramos nuestra inmunidad general y podemos prevenir la aparición de estos trastornos inmunitarios.
 
FACTORES QUE CONTRIBUYEN A UN DEFICIT DE VITAMINA D

  • El ritmo de vida actual nos obliga a pasar la mayoría del tiempo en ambientes cerrados
  • La contaminación
  • El uso de fotoprotectores
  • Poseer piel oscura
  • El envejecimiento
  • La lactancia
  • Enfermedades como la fibrosis quística, enfermedad de Crohn o enfermedades hepáticas.
  • La toma de ciertos fármacos
 
¿CÓMO AUMENTAR LOS NIVELES DE VITAMINA D?

  • La principal es aumentar la exposición solar. Se estima que una exposición sin protección de 15-20 minutos al día, sin protección solar, son suficientes para adquirir unos niveles adecuados de Vitamina D. Dependerá, por supuesto, de la estación, la latitud, el tipo de piel y la superficie expuesta (habrá que evitar las horas centrales del día).
  • Aumentar la ingesta de alimentos ricos en vitamina D.
  • Suplementar con vitamina D3 (colecalciferol). Sólo en casos en los que los niveles son bajos, fundamentalmente por falta de exposición a la radiación solar. El suplemento debe servir para obtener un nivel óptimo de 40-60ng/ml. Dicha dosis se considera segura, si bien, para evitar una posible situación de hipercalcemia (niveles elevados de calcio en sangre) por exceso de vitamina D, puede ser recomendable acompañarlo junto a vitamina K2/MK7.
 
¿CUÁNDO ESTÁ RECOMENDADA LA SUPLEMENTACIÓN CON VITAMINA D?
 
  • Embarazo y lactancia
  • Personas con enfermedades autoinmunes, fracturas de cadera, osteoporosis u osteopenia.
  • Generalmente, a partir de los 60-65 años
  • En pacientes con obesidad o celiaquía
  • En personas de piel oscura
  • Personas que toman ciertos medicamentos como anticonvulsionantes, glucocorticoides, colisteramina, antifúngicos…
  • En personas que quieran reforzar su sistema inmune o tengan tendencia a padecer gripes y/o resfriados.
  • Personas que por la razón que sea no se exponen al sol: personas que sufren determinadas enfermedades, trabajadores a turnos o personas a las que la ropa les cubre todo el cuerpo.
 
Existen numerosas alternativas en el mercado para lograr unos niveles adecuados de vitamina D.
Productos relacionados
11,90 €
Ayuda a la función ósea, muscular y dental. Para optimizar el crecimiento y el mantenimiento de huesos, músculos, dientes y del sistema inmunológico. ¡Ayuda a tus defensas con sólo 4 gotas al día!

Menú

Ajustes

Ver más productos Cerrar
No se encontraron productos