Ver más productos Cerrar
No se encontraron productos
Ver más productos Cerrar
No se encontraron productos
Buscar en el blog
Categorías del blog
Últimos comentarios
Sin comentarios

INSOMNIO

Publicado en08/09/2020 23
El Insomnio es la alteración del sueño más común y uno de los motivos de consulta más frecuente. No siempre la mejor solución es recurrir a tratamientos farmacológicos. Conoce otras soluciones.
EL INSOMNIO
Una de las alteraciones más frecuentes del sueño es el insomnio y es motivo de consulta más habitual. En la mayoría de los casos suele manifestarse alguno de los siguientes síntomas:
  • Dificultad e incluso incapacidad de la persona para alcanzar el sueño (este trastorno se denomina insomnio de inicio).
  • Aumento de los despertares nocturnos, por consiguiente, problemas para mantener el sueño (se trataría de un insomnio de mantenimiento).
  • Disminución en la duración del sueño, lo que comporta que la persona se despierte de forma prematura (estaríamos frente a un insomnio terminal).
En cuanto a la clasificación del insomnio, si tenemos en cuenta su tiempo de evolución, estaríamos hablando de insomnio transitorio si nos afecta menos de una semana, agudo o de corta duración si persiste de una a cuatro semanas, o crónico, si su duración supera los tres meses.
Entre las causas que influyen en una alteración del sueño normal encontramos:
  • Externas
o   Estrés.
o   Malos hábitos de sueño.
o   Uso de ciertos medicamentos y/o alimentos o bebidas excitantes.
  • Médicas
o   Dolor.
o   Embarazo.
o   Menopausia.
o   Trastornos de la salud mental.
Como consecuencias de no dormir correctamente, tendrían lugar manifestaciones diurnas como:
  • Somnolencia anormal durante el día.
  • Desorientación.
  • Ansiedad.
  • Bajo nivel de concentración.
  • Disminución del nivel de alerta (con gravísimas consecuencias, por ejemplo, sobre la conducción o accidentes laborales).
  • Menor calidad de vida.
  • Disminución de la productividad laboral.
  • Problemas de salud asociados.
  • Mal humor.
Los trastornos del ritmo circadiano se diferencian del insomnio en que normalmente va a haber una mejoría si la persona vuelve al ritmo correcto sueño-vigilia. Trastornos tipo del ritmo circadiano podrían ser el “jet lag” o el “trastorno del trabajador a turnos”. En los dos casos, la cantidad y la calidad del sueño es normal, pero no sucede en los horarios habituales.
Una de las causas más conocidas del insomnio es la alteración de la secreción de melatonina. La melatonina es una hormona secretada en el ser humano fundamentalmente a nivel de la glándula pineal (bajo influencia de ciclos de luz/oscuridad) y entre las funciones más importantes que tiene es la de regular los ciclos circadianos, ciclos vigilia-sueño, en conclusión, regular nuestro reloj biológico.
Es conocido, que con la edad la secreción de melatonina va descendiendo, lo que lleva consigo una reducción del sueño correcto. El pico máximo se produce al final de la infancia descendiendo a valores proporcionales mínimos a partir de los 50 años. Se trataría del factor de mayor influencia de la perdida de la calidad del sueño con el trascurso de los años.

Por otro lado, con los cambios de hábitos que nos ha aportado el mundo digital hay factores relacionados con la revolución tecnológica que pueden llevar consigo una secreción tardía de melatonina: uso de pantallas luminosas (tabletas, teléfonos móviles, ordenadores, TV…), trabajos por turnos o viajes transoceánicos. Esto significa que el sueño se induce, pero no en las franjas horarias habituales.

TRATAMIENTOS PARA EL INSOMNIO
El insomnio y algunas alteraciones del ritmo circadiano son por si mismos síntomas que nos pueden acercar al conocimiento de las causas de la alteración del sueño. Si el insomnio es de corta duración o transitorio, puede ser suficiente la instauración de tratamiento no farmacológico como cambios en las costumbres, medidas de higiene del sueño, aporte de complementos alimenticios o utilización de técnicas de relajación. El tratamiento farmacológico debería instaurarse sólo cuando se detectara una situación patológica de larga duración.
Entre los tratamientos farmacológicos más utilizados encontramos a los hipnóticos. Su uso debería estar limitado a personas que no responden a otro tipo de medidas previas y su duración debería limitarse en el tiempo a causa de los efectos secundarios que presentan.
Entre los más utilizados se encuentran las benzodiazepinas que promueven la secreción de GABA, un potente neurotransmisor que promueve un estado mental de relajación. Lo más importante: producen adicción y tolerancia (no podemos pasar sin ellas y su efecto va disminuyendo con el tiempo, por lo que cada vez nos hace falta más dosis para conseguir el mismo efecto, con las graves consecuencias que ello conlleva).
También pueden usarse los fármacos denominados antihistamínicos H1 de primera generación (doxilamina y difenhidramina). Son medicamentos usados en otras patologías (en alergias o para reducir los vómitos), pero que entre sus efectos secundarios tienen el de la aparición de somnolencia. Se busca como acción principal del medicamento su principal efecto secundario.
Si no nos encontramos ante casos patológicos deberíamos empezar por el uso de complementos alimenticios o de productos fitoterapéuticos. Nos ayudan a regular el ciclo fisiológico del sueño sin alterar su estructura, consiguiendo la recuperación del correcto descanso de la persona, sin que tenga lugar la aparición de tolerancia a sus ingredientes. En Nuestrafarma disponemos de una amplia variedad de complementos que te harán recuperar un sueño sano.
Por todo lo expuesto, para una correcta solución a la alteración del sueño, es primordial su estudio y una vez clasificado según su tipo y gravedad, atacarlo con las herramientas adecuadas y proporcionadas. Antes del tratamiento farmacológico, que debe ser instaurado por el médico, tenemos infinidad de soluciones para lograr un sueño fisiológico y reparador.

Menú

Ajustes

Ver más productos Cerrar
No se encontraron productos