Ver más productos Cerrar
No se encontraron productos
Ver más productos Cerrar
No se encontraron productos

SALUD CARDIOVASCULAR (II)

Publicado en31/12/2020 Por 314

Aparte del colesterol elevado, ¿qué otros factores de riesgo cardiovascular existen?¿Podemos actuar sobre ellos?

OTROS FACTORES DE RIESGO CARDIOVASCULAR

Ya hemos hablado anteriormente (Salud Cardiovascular-I) de lo importante que es tener bajo control los niveles de colesterol y triglicéridos. Hablaremos ahora de otros factores de riesgo que influyen también en nuestra salud cardiovascular.

FACTORES DE RIESGO NO MODIFICABLES

Edad: a medida que aumenta nuestra edad aumenta del mismo modo nuestra posibilidad de padecer un evento cardiovascular. Es el factor de riesgo más importante.

Sexo: frente a las mujeres, los hombres a igual edad tienen un mayor riesgo cardiovascular. Las mujeres aumentan significativamente su riesgo a partir de la menopausia.

Herencia: si en nuestra familia cercana (primer grado: padres o hermanos) han ocurrido episodios cardiovasculares a edades tempranas (hombres antes de los 55 años o mujeres antes de los 65 años), la probabilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares aumenta.


FACTORES DE RIESGO MODIFICABLES

Se trata de hábitos que, si somos capaces de modificar o eliminar, van a prevenir o reducir la posibilidad de aparición de sucesos cardiovasculares.

Hipertensión vascular: es uno de los factores de riesgo más importantes de enfermedad cardiovascular. Como el colesterol elevado, es un factor de riesgo silente, que no da síntomas. Si actuamos a tiempo y seguimos un estilo de vida sano, es posible mantener la tensión dentro de los valores normales. Valores normales de tensión arterial son los menores de 120 mmHg para la tensión máxima o sistólica, e inferiores a 80 mmHg para la mínima o diastólica. Cuando los valores superan estos límites, pero no aparece patología, hablamos de prehipertensión. En esta etapa es importante la atención médica y la realización de mediciones periódicas. Si los valore superan los 140 mmHg de máxima o 90 mmHg de mínima, hablaremos de hipertensión.

Tabaco: tras la edad, es el factor más significativo para las enfermedades cardiovasculares, además de aportar numerosos agentes nocivos y cancerígenos. La nicotina provoca un esfuerzo adicional al corazón y eleva la posibilidad de una trombosis. El monóxido de carbono, al competir con el oxígeno, reduce la oxigenación de tejidos y órganos. Siempre es positivo dejar este hábito, pues a los pocos años de abandonarlo, el riesgo cardiovascular disminuye. Existen diversas terapias para conseguir abandonar el consumo de tabaco: nicotina transdermica, en chicles, spray y/o caramelos, bupropión hidrocloruro y vareniclina.

Diabetes: se trata de una enfermedad metabólica que se caracteriza por la presencia elevada de glucosa en sangre (hiperglucemia). La hormona que controla sus niveles, la insulina, no está en cantidad suficiente o no realiza adecuadamente su función. Estos niveles elevados provocan entre otras patologías, la aterosclerosis (endurecimiento de la pared de las arterias), que favorece la hipertensión, la hipercolesterolemia y la reducción del colesterol HDL (“el colesterol bueno”). Toda esta combinación de factores conduce al incremento del riesgo cardiovascular.

Las formas clásicas de la diabetes son dos: la diabetes tipo 1 con ausencia de secreción de insulina y la diabetes tipo 2, que puede ser debida a una menor sensibilidad a la insulina por parte del hígado, del músculo o del tejido adiposo y/o de una secreción de insulina por parte del páncreas insuficiente. La diabetes tipo 2 tiene una demostrada predisposición genética, si bien existen una gran cantidad de factores que favorecen su aparición como la obesidad o sobrepeso, sobre todo a nivel de la grasa abdominal, la vida sedentaria y una alimentación rica en grasa y pobre en fibra.

Sedentarismo: la actividad física junto a una dieta sana es el mejor instrumento para mantenerse sano y prevenir enfermedades crónicas como diabetes, tumores y enfermedades cardiovasculares.

Sobrepeso-Obesidad: uno de los mayores enemigos de la salud y en particular de la salud cardiovascular es el exceso de grasa. A mayor peso, mayor es el esfuerzo que realiza el corazón para llevar sangre al cuerpo. Este exceso influye también negativamente como factor de riesgo en diabetes, hipertensión, etc.

Una forma de evaluar el posible sobrepeso es mediante el uso del Índice de Masa Corporal o IMC, que es la relación entre el peso y la estatura. Una persona de peso normal tendría un IMC comprendido entre 18,5 kg/m2 y 24,9 kg/m2. Valores superiores serán indicadores de sobrepeso u obesidad. La obesidad se caracteriza por un exceso de grasa corporal si la relacionamos con la masa magra muscular. También es muy importante la localización de esta grasa en lugares concretos del cuerpo como en la zona abdominal. La medida de la circunferencia abdominal es un indicador de la cantidad de tejido graso y sirve para evaluar el riesgo cardiovascular.


OTROS FACTORES

Frecuencia cardíaca: la frecuencia cardíaca es el número de latidos cardíacos por minuto (lpm). En hombres suele ser de 70 lpm y de 75 lpm en la mujer. Valores superiores a 80 lpm se consideran valores de mayor riesgo cardiovascular.

Homocisteína: es un marcador de riesgo cardiovascular cuando se alcanzan niveles elevados sanguíneos (hiperhomocisteinemia). Es un indicador de la salud de los vasos sanguíneos y de la progresión de las placas ateroescleróticas. Puede aumentar con la edad, la menopausia, el tabaquismo, una mala alimentación y una vida sedentaria.

 

CONCLUSIÓN

Cada uno de estos factores contribuye a aumentar el riesgo cardiovascular. La conjunción de varios de ellos multiplica la posibilidad de padecer alguna patología cardiovascular. Será importante modificar nuestros comportamientos a fin de disminuir o eliminar algunos riesgos que dependen de nosotros: consumo de alcohol o tabaco, obesidad, sedentarismo, etc.

Artículos relacionados
Productos relacionados
23,04 €
Lynfase monodosis a base de Trigo sarraceno y Rusco para el bienestar vascular (linfático y venoso) y  Diente de león, Vara de oro y Ortosifón para el drenaje de los líquidos corporales.

Menú

Ajustes

Ver más productos Cerrar
No se encontraron productos