Ver más productos Cerrar
No se encontraron productos
Ver más productos Cerrar
No se encontraron productos

PROBIÓTICOS Y PREBIÓTICOS

Publicado en10/01/2021 Por 319
¿Probióticos y Prebióticos? ¿sabes diferenciarlos? ¿para qué sirven?
Antes los microorganismos colonizadores del tubo digestivo eran fuente de problemas y hoy en día son parte de la solución.

PROBIÓTICOS Y PREBIÓTICOS 

Los probióticos son: “microorganismos vivos que, cuando son administrados en cantidades adecuadas, confieren un beneficio a la salud del hospedador”. Así define La Organización Mundial de la Salud (OMS) a estos microorganismos beneficiosos para nuestra salud, según se ha demostrado en diversos estudios.  

Los probióticos no hay que confundirlos con los prebióticos, que según la Organización Mundial de Gastroenterología (WGO): son ingredientes fermentados selectivamente que dan lugar a cambios específicos en la composición y/o actividad de la microbiota gastrointestinal confiriendo así beneficios a la salud del huésped” (por microbiota gastrointestinal se entiende el conjunto de microorganismos que habitan el tracto gastrointestinal). Dicho de forma menos académica, los prebióticos son sustancias no digeribles por nuestro organismo, como la fibra, que favorecen el crecimiento de los microorganismos saludables (probióticos) y que pueden hallarse de forma natural, por ejemplo, en frutas y verduras. Existen productos que contienen tanto probióticos como prebióticos y que confieren beneficios a la salud. Son los denominados simbióticos. 

Los probióticos en el intestino interactúan con otros microorganismos, algunos potencialmente patógenos, con los que compiten mejorando el medio ambiente intestinal. Por ello uno de los usos más habituales de los probióticos es su uso para combatir las diarreas. 

Podemos encontrar probióticos de forma natural en alimentos como el yogur natural, kéfir (lácteo fermentado), kombucha (bebida de té negro fermentada), chucrut (col fermentada), quesos y hasta en el chocolate negro.  

Los preparados comerciales de probióticos tienen ciertas ventajas: 

  • Las cepas usadas son conocidas y son declaradas en su composición (“sabemos lo que tomamos”). 
  • Sus cantidades son conocidas y son mucho mayores que las contenidas, a igualdad de peso, en alimentos naturales. (“sabemos que cantidad tomamos”). 
  • Son inocuos bajo las recomendaciones de uso. 
  • Las dosis recomendadas inducen el efecto terapéutico recomendado. 
  • El fabricante es responsable de la seguridad y eficacia del preparado. 
  • Los preparados pueden llevar más de una cepa y cada una ejerce su función. 

 

¿CÓMO DEBEMOS TOMAR LOS PROBIÓTICOS? 

  • Distanciar su toma al menos dos horas de la de un antibiótico. 
  • Debemos separar su toma de la de alimentos y/o bebidas calientes. 
  • Se pueden tomar por tiempo prolongado. 
  • Si se administra en forma de polvo para añadir a algún alimento como leche o yogur, esperar unos minutos antes de tomarlo. 
  • Tomarlos con precaución en casos de inmunodepresión o en pacientes sometidos recientemente a cirugía mayor. 
  • Hay preparados adaptados a situaciones especiales: madres embarazadas, madres lactantes, recién nacidos, etc. 
  • De forma general deben conservarse al abrigo de la luz y de la humedad y a temperaturas por debajo de los 22°C. Algunos preparados necesitan conservarse entre 2 y 8°C (en frigorífico). 

 

APLICACIONES CLÍNICAS DE LOS PROBIÓTICOS 

Prevención del cáncer colorrectal 

Si bien se ha demostrado que su uso mejora los biomarcadores de este tipo de cáncer, los datos que muestran un beneficio en el cáncer colorrectal por consumo de probióticos son limitados. 

Tratamiento de la diarrea aguda 

Algunas cepas probióticas reducen la gravedad y la duración de la diarrea infecciosa aguda en niños. La administración oral disminuye la duración de la enfermedad diarreica aguda en niños aproximadamente 1 día. 

Prevención de la diarrea asociada a la toma de antibióticos 

En la prevención de la diarrea asociada a antibióticos, existen fuertes evidencias de eficacia en adultos o niños que están en tratamiento antibiótico. 

Erradicación de Helicobacter pylori 

No hay evidencias de que el uso por si sólo de probióticos contribuya a la eliminación de H. pylori sin su uso conjunto con antibióticos. 

Respuesta inmunitaria 

Existen evidencias que sugieren que varias cepas probióticas y el prebiótico oligofructosa son útiles para mejorar la respuesta inmunitaria. 

Colitis ulcerosa 

Algunos probióticos han demostrado una seguridad y eficacia similar a la terapia convencional para mejorar las tasas de respuesta y remisión en la colitis ulcerosa de leve a moderadamente activa, tanto en poblaciones adultas como pediátricas. 

Enfermedad de Crohn 

No hay evidencias que sugieran la utilidad de los probióticos en el mantenimiento de la remisión en la Enfermedad de Crohn. 

Síndrome de Intestino Irritable (SII) 

Los tratamientos con probióticos consiguen la reducción de la distensión abdominal y la flatulencia, lo que conlleva una disminución del dolor y un alivio general. Todo ello conlleva una mejoría en la calidad de vida del paciente. 

Cólico del lactante 

Se ha demostrado que determinadas cepas probióticas disminuyen el tiempo de llanto en bebés alimentados a pecho con cólicos. 

Malabsorción de la lactosa 

Streptococcus thermophilus y Lactobacillus delbrueckii subsp. Bulgaricus mejoran la digestión de la lactosa reduciendo los síntomas relacionados con su intolerancia. 

Patologías genitourinarias 

Algunas cepas de Lactobacillus rhamnosus y Lactobacillus reuteri han demostrado efectividad en vaginosis bacteriana, vulvovaginitis candidiásica y en infecciones del tracto urinario. Mejoran las patologías y reducen las recidivas. 

Patologías periodontales 

Cepas de Lactobacillus brevis y Lactobacillus plantarum actúan contra patógenos orales y tienen una alta tolerancia al medio ambiente oral. 

Mastitis 

Lactobacillus salivarius y Lactobacillus gasseri reducen el recuento de estafilococos y la sintomatología clínica. Han demostrado su superioridad frente al tratamiento con antibióticos. 

 

BIBLIOGRAFÍA 

Francisco Guarner, Mary Ellen Sanders, Rami Eliakim, Richard Fedorak, Alfred Gangl, James Garisch, Pedro Kaufmann, Tarkan Karakan, Aamir G. Khan), Nayoung Kim, Juan Andrés De Paula, Balakrishnan Ramakrishna, Fergus Shanahan, Hania Szajewska, Alan Thomson, Anton Le Mair. Guías Mundiales de la Organización Mundial de Gastroenterología: Probióticos y Prebióticos 2017.

Productos relacionados
6,56 €
KALEIDON HYDRO es un alimento dietético para usos médicos especiales con azúcar y edulcorante, con Lactobacillus rhamnosus GG (ATCC 53103)*, indicado para el tratamiento dietético de la deshidratación por diarrea y...
17,13 €
Complemento alimenticio a base de fermentos lácticos vivos para lactantes. Lactobacillus reuteri Protectis® (L. reuteri DSM 17938)

Menú

Ajustes

Ver más productos Cerrar
No se encontraron productos